¿Cuánto te duele tu ruptura?


He aprendido la lección de puro amor que encierra el hecho de decidir renunciar a una relación, con lo que cuesta…

Hace casi 4 años pensaba que me iba a morir por separarme. Sigo viva. Más viva. Pensaba que iba a reventar de dolor. No reventé. Me siento más completa que nunca. Cada uno tiene sus lecciones, la relación es una mina de oro y la separación también. Para mi ha sido un tesoro.

Lo que más quería saber era si de “esto” se sale, si iba a dejar algún día de sentir tanto dolor.

Aprender tiene la connotación de que “no sabes algo” y lo añades. Para mi es cuando estás preparada para vivir algo y te entregas.

  • He sentido mi rechazo y mi vacío conmigo misma, sobre todo al principio.
  • He visto mi ansia por que otra persona llene lo que sólo me corresponde a mi llenar y que, por cierto, ya estaba lleno solo es cuestion de mirar y sentir.
  • He abierto mi mente muchísimo, he descubierto nuevas formas de amar. Ahora siento que mi amor es mucho más puro.

Puedo pasar de puntillas por el dolor o puedo abrirme a la experiencia y a todos los regalos que hay. He hecho nuevos amigos, he descubierto nuevas almas gemelas, he descubiertos nuevos talentos y pasiones. ¡Cómo no voy a estar agradecida!

He tenido prisa porque se pasara el dolor para empezar a “hacer” cosas de nuevo. Me he dado cuenta de que “hacer” sin “ser” no tiene sentido, y mi “ser” estaba herido. Me he permitido verme vulnerable, frágil y expuesta a seguir rompiéndome el corazón. He sido un poco masoca, he dejado de serlo y me he perdonado. No puedo decir que no haya tenido suerte porque sinceramente toda esta aventura ha sido rodeada de angelitos visibles e invisibles.

 Por eso quiero acompañarte, porque para mí fue una catapulta hacia mi Bienestar.

¿Quieres saber todo lo que yo se para superar tu separación? Te lo enseño aquí → Ir ahora mismo.

 

“Con frecuencia, parejas que se han separado o divorciado ven con tristeza el «fracaso» de su relación. Pero si ambas personas han aprendido lo que tenían que aprender, entonces la relación fue un éxito. Ahora ha llegado el momento de la separación física, de modo que se pueda seguir aprendiendo de otras maneras. Esto no sólo significa aprender en otra parte, de otras personas; significa también aprender la lección de puro amor que encierra el hecho de tener que renunciar a una relación.”

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.